Home      Sobre      Events Calendar      Downloads      Discussion Forum      Contact Us      Global Site      Español      Português
Propagación
Tallo
La Hoja
La Inflorescencia
El Sistema Radicular
Fase de Germinación y Establecimiento
Fase de Ahijamiento
Fase del Gran Crecimiento
Fase de Maduración
Consecuencias Prácticas
Variedades Mejoradas
Preparación del Terreno
Material de Propagación
Poca de Plantación
Riego de Germinación
Manejo de las Malas Hierbas
Manejo del Riego
Fertirrigación
Aporcamiento
Deshoje
Amarre
Remoción de los Chupones
Manejo de la Cosecha
Producción
Síntomas de Deficiencia Nutricional
Plagas y Enfermedades
Home > Morfología del Crecimiento > Propagación
Propagación
Los pedazos o secciones de los tallos son llamados “esquejes” o semillas. Cada esqueje contiene una o más yemas. Las yemas, localizadas en la banda radicular del nudo, son tallos embrionarios, que consisten en un tallo en miniatura con hojas pequeñas.

Las hojas externas se disponen en forma de escamas. La escama de yema más externa tiene la forma de una capucha. Normalmente, hay una yema en cada nudo y las yemas se alternan a cado lado del tallo.
 
Las variaciones de la yema en cuanto a tamaño, forma y otras características permiten distinguir las diferentes variedades. Cada esqueje también tiene un círculo de pequeños puntos sobre el nudo, que corresponden a los primordios radiculares. Cada primordio tiene un centro oscuro, que es la cofia radicular y un halo de color más claro.
 
Bajo condiciones favorables la yema brota y da origen a un tallo primario, mientras que de los primordios se generan las raíces de esqueje.
Durante casi un mes después de la germinación, es decir, en la brotación de las yemas, la joven planta vive a expensas de las reservas presentes en el trozo de semilla, y usa parcialmente el agua y los nutrientes suministrados por las primeras raíces.

Send to a friend Top of Page Printable Version