Home      Sobre      Events Calendar      Downloads      Discussion Forum      Contact Us      Global Site      Español      Português
Propagación
Tallo
La Hoja
La Inflorescencia
El Sistema Radicular
Fase de Germinación y Establecimiento
Fase de Ahijamiento
Fase del Gran Crecimiento
Fase de Maduración
Consecuencias Prácticas
Variedades Mejoradas
Preparación del Terreno
Material de Propagación
Poca de Plantación
Riego de Germinación
Manejo de las Malas Hierbas
Manejo del Riego
Fertirrigación
Aporcamiento
Deshoje
Amarre
Remoción de los Chupones
Manejo de la Cosecha
Producción
Síntomas de Deficiencia Nutricional
Plagas y Enfermedades
Home  > Requerimientos de Suelo
Requerimientos de Suelo

El suelo es el medio para el crecimiento de la planta. Proporciona nutrientes, agua y anclaje a las plantas en crecimiento. La manutención de condiciones físicas, químicas y biológicas adecuadas en el suelo, es necesaria para lograr mayor crecimiento, rendimiento y calidad de la caña de azúcar. La caña de azúcar no exige ningún tipo específico de suelo y puede ser cultivada exitosamente en diversos tipos de suelo, desde los arenosos a los franco-arcillosos y arcillosos.

Las condiciones ideales de suelo para el cultivo de la caña de azúcar son: suelo bien drenado, profundo, franco, con una densidad aparente de 1.1 a 1.2 g/cm3 (1.3 - 1.4 g/cm3 en suelos arenosos), con un adecuado equilibrio entre los poros de distintos tamaños, con porosidad total superior al 50%; una capa freática bajo los 1.5 a 2 m desde la superficie y una capacidad de retención de la humedad disponible del 15% o superior (15 cm por metro de profundidad del suelo).


El pH óptimo del suelo es cercano a 6.5, pero la caña de azúcar puede tolerar un rango considerable de acidez y alcalinidad del suelo. Por esta razón se cultiva caña de azúcar en suelos con pH entre 5.0 y 8.5. El encalado es necesario cuando el pH es inferior a 5.0, y la aplicación de yeso es necesaria cuando el pH sobrepasa 9.5. Las infestaciones por nematodos ocurren naturalmente en suelos muy arenosos.

El análisis del suelo antes de la plantación es recomendable para determinar la cantidad óptima de aplicación de macro y micronutrientes. Las restricciones químicas en los suelos, tales como la acidez y una baja fertilidad, son relativamente fáciles de corregir o controlar.

Malas condiciones físicas, tales como la compactación del suelo debido a la intensa mecanización requerida para el encalado, son mucho más difíciles de corregir. Por esta razón, las propiedades físicas del suelo son consideradas como un factor en el crecimiento de la caña de azúcar. Basados en la experiencia obtenida en Brasil, se sugirieron algunos criterios para definir los suelos que son aptos para el cultivo de la caña de azúcar (Tabla 2).

Tabla 2. Criterios para Clasificar la Aptitud de los Suelos para el Cultivo de la Caña de Azúcar

Características

Clase

Buena

Promedio

Restringida

Inadecuada

Profundidad efectiva
   Profundo

Soil texture

Clayey

Medium to clayey

Sandy

Too sandy

Relief

Flat

Rolling

Too rolling

Hilly

Fertility

High

Medium or low

Too low

Too low

Drainage

Good

Medium to accentuated

or incomplete

Incomplete

Excessive or deficient

Restraints to

mechanization

Absent

Medium

Strong

Too strong

Susceptibility

to erosion

Low

Medium

High

Too high

Fuente:Kofeler y Bonzelli (1987


Manejo de suelos compactados


La presencia de camadas impermeables o compactadas bajo la superficie del suelo es un fenómeno común en campos con regímenes de mecanización intensiva del campo, en sistemas de varios cultivos de socas y en sistemas de rotación de caña de azúcar y arroz.

Efectos de la compactación del suelo

  • Aumenta la densidad aparente (suelos delgados a medios: 1.5 a 1.7 g/m3 y suelos pesados: 1.45 a 1.57 g/m3) y la resistencia del suelo a la penetración. 
  • Reducción de la porosidad, tasas de infiltración y capacidad de almacenamiento de agua.
  • Impedancia a la penetración y proliferación radicular. Sistemas radiculares superficiales hacen que la planta sea susceptible a la sequía.
  • Menor absorción de agua y nutrientes.
  • Promueve la tendedura, especialmente bajo condiciones inusualmente húmedas.

Medidas Correctivas

  • Arado profundo, subsolado o cincelado a una profundidad de 50 - 75 cm hasta 90 cm.
  • Aplicación de abonos orgánicos (25 ton/ha de estiércol fresco), cultivo de abonos verdes y su incorporación al suelo.
  • Incorporación de yeso (5 ton/ha). 
     

Manejo de suelos ácidos

Generalmente los suelos ácidos se encuentran en áreas de alta pluviometría y en suelos con alto contenido de materia orgánica. La acidez del suelo afecta adversamente el crecimiento de la caña de azúcar, el rendimiento y la calidad. Bajo condiciones ácidas, los efectos adversos son causados por toxicidad por aluminio, fierro y manganeso. La toxicidad por aluminio puede producir síntomas de deficiencia de P debido a la precipitación de complejo alumino-fosfatados en el suelo y en la planta. En Australia la deficiencia de Ca está asociada a la toxicidad por Al en suelos ácidos.

En suelos con condiciones ácidas (pH menor a 5.2), el Al reemplaza al Ca en el complejo de intercambio catiónico. La toxicidad por Al ocurre en suelos minerales en los que el Al representa sobre el 30% de la capacidad de intercambio catiónico.

En suelos arenosos con baja capacidad de intercambio catiónico, las menores concentraciones de Al en la solución del suelo pueden producir problemas de toxicidad. En suelos ácidos con bajo nivel de Ca, las aplicaciones masivas de K pueden inducir a una deficiencia de Ca. El crecimiento radicular, el ahijamiento, la elongación de los tallos y el IAF son severamente afectados debido a los desórdenes nutricionales descritos arriba, causando así un pobre rendimiento de caña y mala calidad del jugo.

En los suelos ácidos de Brasil, se ha observado un mejor desarrollo de las raíces en profundidad cuando se aplicó yeso. El encalado es la práctica más importante para mejorar las producciones en suelos ácidos.
 
Los requerimientos generales de cal son los siguientes:

  • Suelos arenosos: 450 - 675 kg/ha a cada 2 años
  • Suelos franco-arcillosos: 1800 - 2250 kg/ha cada 3 - 4 años
  • Suelos arcillosos: 2700 - 3600 kg/ha cada 4 - 5 años. 
  • En suelos ácidos la harina de huesos y las rocas fosfatadas son más adecuadas como fuentes de fósforo.

 

Manejo de la Salinidad del Suelo y de la Sodicidad
Los suelos salinos y sódicos son muy comunes en las áreas de cultivo de la caña de azúcar en todo el mundo. Un suelo con conductividad eléctrica (CEe) bajo 2 dS/M no afecta considerablemente al crecimiento de la planta. La caña de azúcar es moderadamente sensible a la salinidad del suelo. La reducción del rendimiento del cultivo varía según el nivel de salinidad del suelo.

La reducción del rendimiento del cultivo es de 0% con una CEe de 1.7 dS/m; 10% con CEe de 3.3 dS/m; 25% con CEe de 6.0; 50% con CEe de 10.4 y 100% con CEe de 18.6 dS/m. La salinidad del suelo también afecta adversamente al contenido de humedad de las vainas y al contenido de nitrógeno.

De manera similar, un valor de Razón de Adsorción de Sodio (RAS) superior al 20% produce un 50% de reducción del rendimiento. En 10 cultivares de caña de azúcar evaluadas en Karnal, en la India, el aumento del porcentaje de sodio intercambiable (PSI) de 14.4 a 23.5 causó una disminución del rendimiento de caña (9-26%) y de azúcar (12-29%).
Las variedades difieren en sus respuestas a la salinidad y a la acidez del suelo. La germinación  y las primeras fases del crecimiento son más sensibles que los últimos estados del ciclo del cultivo. El cultivo de socas es más sensible a la salinidad que el cultivo de plantillas.

 

Síntomas de Salinidad y Sodicidad del Suelo

 

  • Crecimiento achaparrado y hojas necróticas con puntas y márgenes corchosos.
  • Escaso ahijamiento y crecimiento de raíces.
  • Reducción del largo internodal y del grosor de la caña.
  • Mala calidad de la caña, con baja pureza del jugo.
  • Problemas en el procesamiento del azúcar.

 

Medidas Correctivas

 

  • Cultivo de variedades tolerantes.
  • Manipulación del suelo mediante la recuperación y el drenaje.
  • Adopción del riego por goteo para mantener altos potenciales de agua en el suelo en la zona radicular, mediante riegos cortos y frecuentes.


Send to a friend Top of Page Printable Version